Santiago Blanco Hermosín, pianista sevillano

09.01.2019

El original texto publicado 1972 por Truman Capote y que tituló "Autorretrato" (en Los Perros ladran, Anagrama, 1999), es una brillante y astuta entrevista que el escritor y periodista estadounidense se hizo a sí mismo a modo de autobiografía. En esta serie de preguntas y respuestas descubrimos una proclamación de su lado más íntimo, el otro lado de su vida. La Casa de los Pianistas propone una selección de preguntas extraídas de la célebre entrevista capotiana (que suele hacerse a escritores, pero nunca se le ha hecho a un músico) como medio para conocer la otra cara de nuestros artistas invitados.

En esta ocasión: Santiago Blanco Hermosín, pianista sevillano 

Ofrecerá dos sesiones de conciertos comentados con sus propias versiones de las bandas sonoras de música de cine más populares los días 12 (20h) y 13 (12:30h) de enero.

1-Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?

Me gusta demasiado viajar y la naturaleza, así que seguramente sería algún pueblecito en la montaña, en un lugar rodeado de naturaleza, sin mucha contaminación y ruidos. Estoy enamorado de Suiza. Desde la primera vez que fui, me guardé en mi memoria un sitio que dije, si alguna vez quisiera quedarme para siempre sería aquí: St. Peterzell. Animo a buscarlo en Google, es realmente el tipo de lugar donde podrías encontrar a Heidi.

2-¿Prefiere los animales a la gente?

Ambos. No podría vivir sin ninguno de ellos. Aunque cuando la gente se comporta como animales, admiro más a los primeros.

3-¿Es usted cruel?

En absoluto. Me considero una buena persona. Aunque llevado al ámbito educativo, creo que si exigiera a mis alumnos lo mismo que mi profesor pedía de mí, algunos padres de alumnos pensarían que soy cruel con ellos... Los conceptos han cambiado mucho y por desgracia si hablas de disciplina, respeto y rutina puedes llegar a ser cruel según la sociedad de ahora... Aunque, ¿es mejor ser blandito y no exigir nada...? Ahí lanzo la pregunta.

4-¿Tiene muchos amigos?

Es curioso, porque cuando estaba en el colegio pensaba que sí, aunque realmente apenas tenía, cuando salí fuera a estudiar piano es cuando realmente empecé a hacer amigos, y ahora después de unos años, han ido perdurando los que realmente considero amigos. Aunque amistades hay de muchos tipos, pero diría que no tengo más amigos que cada uno de los dedos con los que toco el piano.

5-¿Qué cualidades busca en sus amigos?

No he buscado nunca a mis amigos, no los he elegido, los he encontrado. Por tanto, tampoco creo que busque nada en ellos. Se han ido consolidando con el tiempo. Aunque una cualidad que destaco de esas amistades que aprecio es que pese a no mantener un contacto fluido, me gusta que al vernos después de un tiempo parece que no hubiera pasado tanto y que pudiéramos retomar la conversación de la última vez donde la dejamos.

6-¿Suelen decepcionarle sus amigos?

No, porque los considero amigos y no les tengo en cuenta sus errores, sus fallos o descuidos conmigo al igual que supongo que ellos no los tienen conmigo. Antes sí solía decepcionarme mucho con aquellos que consideraba amigos. Quizás era porque yo me empeñaba en mantener amistades que no eran correspondidas. Supongo que le ha pasado a todo el mundo aquello de ser siempre uno el que está llamando y detrás del otro para quedar...

7-¿Es usted una persona sincera?

Sí, a veces demasiado. Aunque también he aprendido con la vida que a veces es más inteligente guardarse algunas cosas y no ser tan claro. Esto lo pienso después de haber metido la pata, jeje.

8-¿Cómo prefiere ocupar su tiempo libre?

Sin duda con mi familia y amigos en primer lugar. Disfruto cuando puedo de la naturaleza e intento viajar. Y dentro de mis hobbies personales, aparte de estudiar obras nuevas, vuelo lo justo para mantener mi licencia de piloto. Mi afición por la aviación ha pasado por muchas fases desde que empecé con los simuladores de aviones y luego de control aéreo. Ahora combino naturaleza y viajar con los pocos vuelos que me permito junto a mi instructor. Es una experiencia que recomiendo a todos. Lo más cerca de sentirse un ave del cielo.

9- ¿Qué le da más miedo?

Mis peores pesadillas han sido soñar que algo malo le pasaba a mi familia. Me siento muy protector de los míos. Pero, en otro nivel, me asusta no intentar las cosas. Me aterroriza pensar que algún día no podré seguir tocando el piano. No ser feliz. Perder a los míos. Ah, eso ya lo he dicho, pero es quizás lo peor. Pasemos a otra...

10-¿Qué le escandaliza, si es que hay algo que le escandalice?

La injusticia, la corrupción, el desprecio por la naturaleza. En mi día a día, me escandaliza que la gente no haga bien su trabajo, y tener que perder mi tiempo en hacer lo que los demás deberían haber hecho. Es una especie de egoísmo que no acabo de entender. Aunque cada vez me escandalizan menos cosas, será que empiezo a asumir la absoluta imperfección de este mundo.

Últimamente lo que más me escandaliza es ver hacia dónde se dirige la educación: niños que dominan a sus padres, padres que toleran todo y preguntan a sus hijos lo que quieren hacer desde que nacen, políticos sin cultura que quieren cargarse la educación y la cultura que ellos no tienen...

11-Si no hubiera decidido ser pianista, llevar una vida artística, ¿qué habría hecho?

Me encanta la ciencia. Mi alternativa al piano era la física más orientada hacia el espacio. Si lo junto con mi afición a la aviación, quizás hubiera sido piloto de pruebas, o controlador aéreo, algo relacionado con el espacio o el aire.

12-¿Practica algún tipo de ejercicio físico?

Siempre se me ha dado bien cualquier deporte, así que sí, soy una persona activa. Aunque en los últimos años con este ritmo de vida diría que el simple hecho de ser Autónomo ya implica hacer ejercicio físico porque voy a todos lados corriendo haciendo mil cosas sin parar.

Ante hacía bicicleta y tenis. Ahora soy más de Padel y montañismo. En casa intento mantener rutinas de cardio, musculación y abdomen. Mi profesor siempre decía lo importante que era estar en buena forma física para el piano.

13-¿Sabe cocinar?

¡Desde luego! Es algo que me relaja muchísimo. Disfruto cocinando y sobretodo comiendo, uno de los mayores placeres de la vida. Si no te lo hacen todo la vida te obliga a saber alimentarte y si tu paladar tiene gusto, no te llevarás cualquier cosa a la boca. Ya desde que fui a estudiar a Barcelona y luego a Rusia, aprender a cocinar se convirtió en un ejercicio de supervivencia. La tortilla de patata, la pasta, la pizza... El último plato que estoy aprendiendo es la carrillada, mi carne favorita.

14-Si el Reader's Digest le encargara escribir uno de esos artículos sobre «un personaje inolvidable», ¿a quién elegiría?

Sin duda a mi profesor y prestigioso pianista Leonid Nikolaevich Sintsev. Fue todo un referente en la Rusia de su época, y en sus último años tuve la suerte de aprender de él hasta el punto de influenciarme tanto que me ha marcado en todas las cosas que hago en mi vida. Produje un largometraje sobre él, y qué menos que escribir un artículo sobre este hombre. Se lo merece.

15-¿Cuál es, en cualquier idioma, la palabra más llena de esperanza?

Amor. Sin esto no hay vida y sin vida no hay esperanza. Futuro, mañana... son otras que me inspiran esperanza.

16-¿Y la más peligrosa?

La ignorancia. Desde que estudié filosofía con 15 años aprendí con la ayuda de mi madre que ésta era la palabra más peligrosa del planeta. Se ha hecho tanto daño por culpa del desconocimiento. Volvemos a repetir los mismos errores...

17-¿Alguna vez ha querido matar a alguien?

No.

18-Si pudiera ser otra cosa, ¿qué le gustaría ser?

Filósofo, de otra época, claro. Ahora moriría de hambre...

Aunque si por otra cosa queremos decir incluso no humano, me gustaría ser pájaro, como un águila real.

19-¿Cuáles son sus vicios principales?

Querer abarcar demasiado. Me pasa todos los días. Me cuesta decir "no". Y por eso no acabo muchas cosas...

20-¿Y sus virtudes?

No me siento cómodo contestando, pero creo ser responsable, trabajador, atento, y perfeccionista. Ésta última la considero virtud aunque no se llegue a la perfección, es importante tener un objetivo lejano para llegar alto.

21-Imagine que se está ahogando. ¿Qué imágenes, dentro del esquema clásico, le pasarían por la cabeza?

No me gusta imaginar eso porque una de mis peores fobias es morir ahogado. Pero, hubo dos ocasiones en toda mi vida en que he estado, o he tenido la sensación de que podía morir. Y en apenas dos segundos he tenido una extraña sensación interior de pena. Era como de sorpresa. De pensar que ya era el momento y no había hecho todavía esto, y lo otro... Y al mismo tiempo me venía a la cabeza las personas que más quiero.